¡Vaya ‘caca’ de campaña!

¡Estamos encantados con la eficacia de nuestra última campaña de comunicación, realizada por encargo del Ayuntamiento de La Muela! Su repercusión e impacto están siendo inmediatos: es lo que tienen las buenas campañas de publicidad en Aragón. Y, como somos así, no podemos evitar contaros cuanto antes cómo ha sido el proceso y el resultado. ¿Lo vemos juntos?

Seamos sinceros: hablando mal y pronto, hemos hecho una m... de publicidad (con perdón). Pero era necesario. ¿Por qué? Porque el objetivo de esta acción era sensibilizar a los ciudadanos de La Muela sobre la necesidad de recoger siempre los excrementos de sus mascotas.

Últimamente se habían relajado sus costumbres en este sentido, y las calles de esta localidad aparecían minadas por tan desagradables elementos. Así, el bienestar y la imagen de esta población se estaban viendo dañados.

Hablamos con Adrián Tello, alcalde del municipio, y recibimos lo que siempre soñamos los buenos creativos: absoluta libertad de acción para concebir y desarrollar una estrategia creativa. Y así lo hicimos.

Un caca en el buzón y un cuento en clase

Dar cera, pulir cera, repetía el maestro oriental, a su pupilo, en la mítica película Kárate Kid. Y algo así nos planteamos. En este tipo de acciones de sensibilización social, cuyo objetivo es cambiar hábitos de comportamiento, hay que concienciar y formar. No puede hacerse de otro modo.

Por eso, el martes 4 de junio todos los buzones de La Muela acogieron a un visitante singular: una divertida caquita, con ojos chispeantes, que parecía mirar a los vecinos. Convertida en un díptico troquelado, incluía el mensaje Súbetela a casa [pero no en la suela]. ¿No os parece adorable, este emoji reconvertido?

Pero no basta con sacudir conciencias, lo esencial es educar. Y los niños, los adultos del futuro, son la clave. Por eso, esta semana, se está entregando y trabajando en las clases escolares el cuento La Muela contra el Cacamán. Este monstruo horroroso, que se alimenta de cacas de perros y es capaz de hacerlas cobrar vida para provocar mil y un desastres, llega a La Muela. Y, con él, el caos.

Afortunadamente, la unión cívica de todos los vecinos permitirá combatir y derrotar al monstruo.

Como material adicional, un cuaderno para colorear: Píntale la cara al Cacacán hará que los niños, siempre asesorados por sus profesores, aprendan y disfruten más de la experiencia.

¿Cacacán o Cacamán?

¿Qué tienen las buenas campañas de publicidad en Aragón? Frescura, creatividad, eficacia… y valentía por parte del anunciante. Y en esta ocasión no han faltado.

Pretendimos dar un paso más llevando esta comunicación a las redes y convirtiéndola en un fenómeno todo lo viral que fuera posible. Al menos en La Muela.

Por eso, si te fijas en las portadas de los materiales infantiles, los títulos presentan una llamativa discordancia: La Muela contra el Cacamán y Píntale la cara al Cacacán. A ver si me aclaro: ¿cómo se llama el monstruo?

Ahí está el quid de la cuestión. Ambos nombres tienen sentido. Cacacán, o sea, caca de perro. Y Cacamán, hombre caca. Los excrementos los dejan las mascotas, pero porque no pueden retirarlos. Son sus dueños los que tienen la responsabilidad. Por eso, ese metafórico y pérfido coloso es caca de perro y hombre caca a la vez.

Estamos alimentado el debate en las redes, en las calles y en las aulas de La Muela. Explicando por qué puede recibir ambos nombres y animando, sí o sí, a acabar con él se llame como se llame.

La notoriedad está siendo máxima y, confiamos, dentro de no mucho se empezarán a notar los efectos en las calles de la localidad. Es lo que tienen las buenas campañas de publicidad en Aragón. Llaman la atención. Emocionan. Y, lo fundamental, son efectivas.

 

 

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*