un post para la posteridad

Alimentar un blog corporativo es un trabajo complejo y exigente que requiere dedicar un esfuerzo periódico y ajustarse en cada caso tanto a los objetivos comunicacionales de la marca como a las expectativas de sus públicos. Contar con especialistas internos o con un equipo externo de redacción es una decisión imprescindible. Pero, a la hora de desarrollar los contenidos, ¿cómo debe hacerse? ¿Es suficiente con escribir correctamente, resultar ameno y tener en cuenta los cambiantes trucos y principios del posicionamiento en buscadores? ¿O es necesario algo más?

Es esta una cuestión de fondo significativa. Cierto es que, por naturaleza, todo buen texto para un blog ha de asegurar un excelente posicionamiento en Internet; en consecuencia, deberá incluir la palabra clave al principio del título, comenzar con ella su primer párrafo, repetirse en la proporción adecuada durante todo el contenido y tener una longitud de entre 300 y 700 palabras. Incluirá enlaces a otras páginas web (ajenas o propias) y cumplirá otros muchos requisitos. Con independencia de que estas pautas no son fijas, ya que cambian al son con el que Google modifica sus algoritmos de búsqueda, la verdad es que aplicar rígidamente estos principios conlleva desarrollar textos mecánicos, sin vida, homogéneos y, por eso mismo,  poco interesantes.

Es fundamental conseguir un buen posicionamiento de nuestro artículo en los buscadores, para que sea visible, pero no lo es menos que ofrecer un texto rico, jugoso, atractivo y de calidad es fundamental para que sea magnético y despierte el interés, y el posterior seguimiento, una vez se ha comenzado a leer.

Así, la excelencia en la redacción de posts para tu blog estriba en el correcto equilibrio entre la técnica y la chispa, entre lo exigido, lo motivador y lo artístico. Ser capaces de crear textos únicos, amenos, directos y envolventes, que cumplan los requisitos de búsqueda de una manera sutil y natural, bien integrada, es la clave del acierto.

El oficio y la creatividad son, en definitiva, los eslabones del éxito para consolidar esta cadena.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*